En el recuento de los daños

Photo: Daylife.com
A un poco mas de dos semanas después de la dolorosa derrota y eliminación de los San Antonio Spurs por parte de los Grizzlies de Memphis durante los Play Offs (eliminatorias), aun continúan las auto-preguntas que nos siguen tormentando.  ¿Que hicimos mal? ¿En que fallamos? ¿Que pudimos haber hecho para lograr el tan deseado quinto campeonato?

En el recuento de los daños, sin duda alguna sobresale lo siguiente:

●  ¿Realmente valió la pena el intercambio que hicimos por Richard Jefferson?
     En las estadísticas de Richard Jefferson, el ya claramente mostraba una         
    declinación en su funcionamiento como jugador antes de haber sido intercambiado. 
     De acuerdo a sus estadísticas como jugador para esta temporada, su promedio
     PER (clasificación de rendimiento del jugador) fue de 12.42 cuando el
    promedio de la liga fue de 15.00. Esto sin contar que solo el primer juego en  
     nuestro enfrentamiento contra los Grizzlies de los Playoffs fue productivo por
     parte de el, ya que en dos juegos el joven delantero anoto 0 puntos y el resto de
     los juegos anoto no mas de 6 puntos.
●  ¿Llegaron a recuperarse por completo de sus lesiones Duncan y Ginobili?
     Nuestra temporada comenzó de lo mejor, con el mejor récord no solo de la
     conferencia oeste, pero de la liga entera.  Pero si mal no recuerdan, fue el 21
     de marzo en nuestra confrontación contra Golden State que Tim Duncan sufre
     la dolorosa torcedura a su tobillo izquierdo, esto impidiendole jugar en los 
     siguientes 4 juegos. Y por si fuera poco, 3 semanas después Manu Ginobili
     también se lesiona sufriendo una torcedura a su codo derecho obligandolo a
     jugar en los Playoffs contra los Grizzlies usando un bromozo yeso que aun que
     le doy todo el crédito por haber puesto todo de su parte siento que de cierta
     forma lo limito a no destacarse en la cancha como lo hubiera hecho bueno y
     sano en los Playoffs.

La perdida de los Spurs fue una gran decepción y sorpresa ya que iniciamos la temporada con el pie derecho y mantuvimos el mejor récord de la liga por casi toda la temporada pero lastimosamente perdimos el ritmo y sufrimos las consecuencias. Ahora solo queda la esperanza para la próxima temporada. Esperemos que los Spurs sepan reconstruirse y entrenarse de mejor manera esta vez durante el verano, preparandose así para la proxima temporada de juego.

Quantcast